Event

20:30h: IÑAKI SALVADOR &  ANDRZEJ OLEJNICZAK  4tet  </br> 22:15 h: Nevermind trio (zuzen zuzenean)
21
Ene
2016

20:30h: IÑAKI SALVADOR & ANDRZEJ OLEJNICZAK 4tet
22:15 h: Nevermind trio (zuzen zuzenean)

  • Venue:SALA LA BODEGA
  • Length:08:30 pm

SALA La Bodega / 12 € / 20:30 h

  • Andrzej Olejniczak: saxo tenor & soprano
  • Iñaki Salvador: piano
  • Gonzalo Tejada: contrabajo
  • Borja Barrueta: batería

En el año 1994 Iñaki Salvador y Andrzej Olejniczak publicaron un CD como líderes de su propio cuarteto bajo el título de “Catch“. En ese trabajo ofrecían una colección de temas propios y un blues de Cedar Walton. Fueron y han sido muchos los escenarios que fueron testigos del trabajo en común del pianista vasco y el saxofonista polaco, desde grandes festivales hasta casi todos los clubs de jazz de España. Andrzej e Iñaki han querido retomar la experiencia, tocar de nuevo juntos en cuarteto, como celebración de de sus más de 20 años juntos y, especialmente, de la grabación y edición de aquel importante disco en sus carreras personales. Son 21 los años que separan las dos fotografías adjuntas, la que luce en la portada de “Catch” y la que se han sacado de nuevo juntos en el mismo y exacto lugar, un rincón muy concreto de la Plaza de la Trinidad de San Sebastián/Donostia, mítico lugar en el que cada año se instala el escenario central del Jazzaldia donostiarra. Iñaki y Andrzej vuelven al Auditorio de BJC  con la ilusión intacta, nuevas y renovadas composiciones, e incluso músicas populares de sus respectivas tierras natales, Euskal Herria y Polonia. Lo hacen con dos compañeros de viaje bien conocidos para ellos y en cuya compañía revalidan sus ganas de estar juntos en un escenario: el contrabajista Gonzalo Tejada y el batería Borja Barrueta.

Nevermind trio: 22:15 h

  • Julen Izarra: saxo tenor
  • Jorge Abadías: guitarra
  • Hasier Oleaga: batería

neverfuego2

Hace ya algunos años, el batería Hasier Oleaga, el guitarrista Jorge Abadías y el bajista Aritz Luzuriaga fundaron el grupo Nevermind Trio. Como su nombre ya sugería, el primer objetivo era grabar un disco de versiones de Nirvana y, de paso, volver a recordar muchos momentos vividos en la década de los años 90. Ese primer álbum se tituló Nevermind People (Errabal, 2009) e incluía deconstrucciones en clave jazz de temas como Smells Like Teen Spirit, Lithium, Come As You Are o Something in the Way. Entonces contaron con la colaboración de la vocalista Ainara Ortega.

Pero en su segundo trabajo, Be (Errabal, 2011), no quedó rastro de Kurt Cobain. El disco fue creado con la clara intención de eliminar cualquier elemento que limitase o impidiese al trío “avanzar hacia la belleza y la libertad”, como recuerdan desde la discográfica Gaztelupeko Hotsak. Junto a composiciones propias inspiradas directamente en Mikel Laboa, Jordi Bonell o Wilco, Nevermind Trio se atrevió incluso a adaptar el universo barroco e intuitivo de Giovani Battista Pergolesi y Modest Mussorgski.

Parece obvio, pues, que cada disco de Nevermind Trio “es un capítulo aparte en su trayectoria”, y su tercer álbum, Sustrai barik (Errabal, 2014), no es una excepción. Por un lado, el contrabajo ha dejado paso al saxofón de Julen Izarra, y por otro, el disco está compuesto casi íntegramente por composiciones propias. Con esta formación e instrumentación no habituales, los tres músicos han conseguido desarrollar un discurso musical particular y han colocado la identidad de Nevermind Trio en los sonidos vanguardistas del jazz. Sin complejos y con una clara voluntad de avanzar.

Sustrai barik se abre con Fire, un tema que sus autores dedican a los denominados “pirómanos existenciales”, y prosigue con Error humano, “una flagelación, una especie de autoindulto por fallar a otros”. Misteriotsu Bach es un homenaje a Bach y Thelonious Monk; Esbozo de potenciales evocados habla de una vida que “te ha llevado a una sala de espera que no te imaginabas”; y Manías mías se inspira en un juguete infantil.

Lo ke espejo de ti es una balada sobre “esperar en los demás cosas que buscas, tienes o desconoces de ti”, mientras que Lastoa begian habla, cómo no, de “ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio”. El álbum concluye con una versión del Dear Prudence de los Beatles.